Te doy lo más interno de mi alma.
Te doy mi mente salpicada de estrofas profundas.
Palabras que me comprometen con mi ser libre.
Sentimientos que mutilan mi privacidad interna.
El miedo de abrir todo me intimida y me asusta.
No hay duda, que brotan natural y reviven mi alma.
Al final, alma y mente se unen en coro alto y fuerte.
No lo diré más, solo una vez, tómalo y guárdalo.
No hieras el abismo que mi alma genera para voz.

Advertisements