Cuando no estás, siento y escucho tus suspiros

en la brisa enclavada bajo la verde luz de la aurora.

Cuando no estás, tu perfume reverdece mi juventud en inquietudes insólitas.

Cuando no estás, tu alma es mi alma en angustia.

Cuando no estás, mi cuerpo vibra por tu fisiología.

Cuando no estás, mi corazón se pierde en su palpitar.

Cuando no estás, la luna es mi brújula.

Cuando no estás, la oscuridad es mi manantial eterno.

Cuando no estás, yo no vivo en este planeta.

Cuando no estás, el universo es enjambre de locura.

Cuando no estás, mi llantos son mares amargos.

Cuando no estás, yo no estoy, está el tiempo que no tuvimos.

Advertisements