En el rinconcito de América estuve con entusiasmo y alegría.

Anduve para arriba y para abajo

Por todos lados, miré y escuché un montón

Encontré lo mismo en lugares y gente.

Y en otros, alagardé los cambios.

La queja número uno es el trabajo

Hay trabajo, pero no hay voluntad.

Deseo de generarlos no existe

La generación de trabajos se ahogó.

Como siempre, la compartición de logros no es Salvadoreño

Y mi pueblo se las inventa, se queja y se agüita.

No hay duda qué la superación no existe.

Continua y no cesará

Hasta cuando, las catorce cambiarán y compartirán más

Los Ticos lo han hecho y míralos

Los SalvaAméricanos visitamos nuestro pulgarcito y damos todo

Regresamos al Norte sin zapatos, sin pisto

Y otros regresan ó se quedan en El Salvador

Generan uno, dos ó tres trabajos cuando se puede.

Sabemos la experiencia y entendemos.

Ayer fue pasado, hoy es hoy.

Hay que cambiar

Los invito.

Piensen que seria de El Salvador,

Si un SalvaAméricano llevara la riendas

La historia cambiaría por primera vez

Todo está en las manos del pueblo Salvatrucho.

La USA está llena de gente líder con corazón Salvadoreño.

Con ganas de cambio, de ilusión y de trabajar

Vamos

Advertisements