La abundancia se gasta sin importancia

El execeso se desprecia o se ignora

La humildad de tener sublimada por sobre fluidez,

Sobre atención.

Hay que despertar para reconocer lo ofrecido

La calidad truncada por cantidad.

Tomar agua en las cascadas de Niágara

O saborear un trago liquido en el Sahara.

Mucho contra limitación, una lucha constante a reconocer,

Una realidad al despertar.

Dar más y continuar dando es lo natural.

Allá los que desperdicien y no aprecien,

Seguir con la sinceridad de proveer, 

El destino a continuar,

Sin importar el desprecio o la insignificancia.

Hoy te doy oro y mañana también.

Soy mucho, pero no lo suficiente

Para completar o terminar de darte

Lo que te mereces.

Disfruta o ignora,

El día vendrá cuando nada será,

Y lo todo lo que te di

No estará, ni lo tendrás.

Lo dado fue.

Casi nada es bastante par algunos

Otros quieren más.

Yo siempre doy mucho

Demasiado.

Advertisements