Los segundos, los minutos, las horas, no significan nada.

Eres el presente, no hay pasado, ni mañana.

Sos quien vive en la mente, en el alma.

Hoy, el sol sale y caye, pero sigues en el corazón.

Como sangre que mantiene el espíritu.

No hay vida, si en las venas tú no estás.

No abandones esa mezcla de las arterias, hay que sobrevivir.

La sangre no mantiene el corazón si la unión no esta.

El reloj no existe.